CANNABIS (MARIHUANA) Y ENFERMEDAD PULMONAR

Está ampliamente demostrado que la inhalación de sustancias como el humo del tabaco y el humo de biomasa, produce daño a nivel de las vías aéreas y los pulmones.

Cuando los pulmones están expuestos a mucho humo de marihuana,  también tienen probabilidad de dañarse porque el humo de la marihuana contiene muchas sustancias similares a las que contiene el tabaco que producen Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y bulas que son espacios aéreos (globos) que no funcionan para respirar y se da mas en fumadores menores de 45 años.

La marihuana también puede empeorar enfermedades del pulmón tales como el asma y la fibrosis quística.

La marihuana contiene sustancias químicas que causan cáncer (cancerígenas) al igual que el humo del tabaco, de manera que fumar marihuana aumenta el riesgo de cáncer de pulmón.

La marihuana también se ha relacionado con aumento de infecciones pulmonares causadas por un hongo  “aspergillus”  que produce neumonía e incluso la muerte. Estos hongos aspergillus están presentes en el ambiente, incluido el hogar (el polvo de las alfombras, los ductos de aire, etc.). También pueden vivir en la planta de marihuana e inhalarse en el humo de la marihuana, y tienen más riesgos las personas que fumen marihuana y que tengan cáncer, que estén recibiendo quimioterapia, que han recibido un trasplante de pulmón o que tienen un sistema inmunitario débil por alguna otra causa incluyendo HIV y desnutrición.

La marihuana NO ha sido aprobada por la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) para ninguna enfermedad, ya que sus beneficios no superan los riesgos de consumirla.  Se han aprobado algunos derivados (purificados) como THC (tetrahidrocannabinol) para tratar el dolor y las náuseas en casos seleccionados.

El inhalar el humo pasivo puede causar problemas de salud graves, sobre todo en los niños o en cualquier otra persona con una enfermedad pulmonar crónica ya que contiene sustancias tóxicas como cianuro y amoníaco.